El exceso de sudoración puede evitarse gracias al botox.

Existen muchas personas que tienen problemas de sudoración excesiva provocando una sensación incómoda y molesta tanto a quién lo sufre como a quienes rodean al sujeto en cuestión. El Botox nos ayuda a controlar la sudoración.

La hiperhidrosis es una enfermedad que produce que nuestro cuerpo origine mucho más sudor que cualquier otra persona, provocando en la persona otra serie de problemas paralelamente como disminuir la autoestima del paciente, mayores situaciones de estrés, adversidades cutáneas  e incluso problemas de insatisfacción en el ámbito sexual.

Hiperhidrosis: Local o general

En ocasiones este problema solo afecta a determinadas zonas del cuerpo, siendo las más habituales: manos, pies, dorso, axilas o cabeza. Pero también podemos encontrarnos casos en los que esta enfermedad afecta a la totalidad del cuerpo, en este caso denominado hiperhidrosis general. Este problema afecta aproximadamente a un 5% de la población, acentuándose aún más con las altas temperaturas estivales o los cambios anímicos que sufre la persona.

Este problema tiene los días contados, ya que hoy en día con la técnica del botox podemos eliminar este problema que tanto puede llegar a acomplejar.

El exceso de sudoración puede evitarse gracias al botoxLa solución: El botox

Hasta hace poco tiempo, el botox ha sido empleado solo por motivos estéticos, pero en la actualidad y debido a sus múltiples cualidades se emplea en los pacientes que sufran de una sudoración excesiva de una parte o varias de su cuerpo, consiguiendo unos resultados completamente fascinantes.

El  tratamiento se basa en que el botox actúa en la sudoración consiguiendo estrechar la masa muscular que rodea las glándulas sudoríparas y de este modo evitar que el sudor sea expulsado.

Mejores resultados según pasa el tiempo

Existen casos en los que la repetición del tratamiento puede llegar a eliminar definitivamente el problema de hiperhidrosis, aunque no suele ser lo más habitual y se necesitarán más sesiones, aunque la duración de los resultados será mayora medida que pase el tiempo, por lo que cada vez el intervalo entre una sesión y otra irá en aumento.

Una vez finalizado el tratamiento, el cliente podrá volver a llevar una vida normal de inmediato sin necesidad de pasar por un difícil postoperatorio. La eliminación del sudor podrá observarse a partir del sexto día después del tratamiento.

Generalmente la técnica de inyección de botox no produce efectos secundarios importantes, aunque quizá podamos observar cierta debilidad en nuestras manos durante los primeros días, algo que remitirá en los siguientes días sin complicación alguna.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.