Actualmente, existen dos tipos de implantes de pecho que se utilizan en todo el mundo: los de gel de silicona y los de suero salino. Según los deseos y las expectativas de cada mujer respecto a sus nuevos senos, los implantes podrán tomar distintas formas.

Las prótesis de gel de silicona son las más utilizadas. Además de ofrecer altas garantías de calidad, en general son muy naturales al tacto y de aspecto real. Para prevenir posibles roturas del material de fabricación se realizan recubrimientos de hasta cuatro capas. De hecho, si se produjera una rotura, el material que envuelve a la prótesis aseguraría que se mantenga todo unido dentro de la cápsula.

Las prótesis confeccionadas con suero salino se implantan de otro modo. Se las introduce bajo la mama de la paciente y posteriormente se procede a su rellenado con una solución de suero salino. Al alcanzar el volumen deseado se corta el flujo de suero y se finaliza la operación.

Tipos de implantes de pechoLas prótesis mamarias suelen venir en formas redondeadas (las más empleadas) y en formas anatómicas (también conocidas como “en forma de gota”). Estas últimas cada vez ganan más aceptación, ya que permiten obtener formas de mayor naturalidad. Por otra parte, ofrecen mayor consistencia gracias al nivel de cohesividad del gel que sirve de relleno.

Los implantes mamarios también ofrecen distintas posibilidades en cuanto a las superficies de los productos. Las más usuales son las lisas y las texturizadas. La indicación más generalizada respecto a los implantes de superficie lisa es que nunca deben colocarse por encima del músculo pectoral mayor. De hacerse esto, la incidencia de contractura capsular podría llegar a ser superior al 80%.

En general, todos los implantes pueden ser seleccionados según el tamaño deseado a partir de un sistema de medición específico (en centímetros cúbicos, o cc.).

Es necesario considerar que la elección del tamaño de una prótesis es algo sumamente delicado. Siempre requiere de una decisión meditada que deberá ser consultada con el médico con un tiempo prudente de anticipación a la operación. En principio, podría decirse que no existe un volumen ideal sino el deseo de alcanzar un tamaño y formas que sean acordes a las ideas de feminidad que tiene la paciente que desea operarse. Uno de los métodos utilizados para reconocer la talla ideal para cada mujer es la colocación de prótesis en sujetadores sin relleno para que la paciente pueda evaluar cuál es el que más le gustaría implantarse.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.