Esta extraña palabra para el común de los mortales define a una afectación congénita mamaria o bien a una complicación posterior a un implante mamario.

¿En qué consiste?

La sinmastia cuando es producida de forma congénita, consiste en la presencia de una membrana que une las dos mamas, esta afectación de carácter congénito hemos de decir que es una afectación mínima en la población, la sinmastia va asociada especialmente a una complicación posterior a una intervención de implante mamario, en todos los casos la sinmastia no es mas que tener las dos mamas casi juntas o muy poco separadas, es decir no tener prácticamente “canalillo” u otramente dicho el efecto de tener una sola mama en lugar de dos. Esta afectación puede supone un gran problema psicológico y de imagen para la mujer que la sufre y es exactamente la contraposición a otra de las problemáticas que muchas mujeres padecen que es tener las mamas muy separadas.

Sinmastia¿Existe tratamiento?

Si, rotundamente si, aunque no es fácil y requiere de la intervención de un experto cirujano y por ende la intervención en quirófano. La sinmastia si se trata de la del tipo congénito tiene la solución en una intervención quirúrgica realizada como hemos dicho por un experto cirujano en la materia que nos practicara una cirugía correctora que tratara de “quitar” esta membrana que impide la separación de ambas mamas, en el caso de la sinmastia producida como complicación a un implante mamario la solución también se encontrara en una intervención quirúrgica realizada por un cirujano experto en la materia que irá destinada a crear un nuevo surco intermamario con suturas no reabsorbibles.

Motivos

La sinmastia congénita no tiene mayor motivo que el de una malformación de carácter congénito, ahora bien la sinmastia de carácter post implante de implantes mamarios sí que puede tener unos motivos bien claros, muchas veces la aparición de la sinmastia después de la implantación mamaria es debida a la petición de colocarse implantes mamarias muy grandes o juntas sobre la línea media del esternón provocando eso este daño y en muchos casos es debida a la poca pericia o experiencia del cirujano que provoca este daño bien sea por su mal cálculo en el tamaño mamario o nivel de separación mamaria o bien en la forma de realización de la técnica de implante en sí misma, por ello es imprescindible que nos sometamos a intervenciones solo a través de cirujanos y especialistas más que experimentados en la materia, solo ello será garantía de no llevarnos desagradables consecuencias posteriores.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.