La cara es el espejo del alma, y el espejo que mostramos a los demás. En ocasiones el espejo mostrado no es el deseado. Un complejo que nos atormenta, tanto a hombres como a mujeres es poseer una nariz con unas características insatisfactorias ya que nos resulta antiestético tanto para la persona que sufre de este problema como para los sujetos que tratan con este tipo de personas de baja autoestima y acomplejadas con este defecto extremadamente notable a simple vista, que afecta personal y socialmente. La Rinoplastia, una solución a tus complejos.

Esta antiestética imperfección puede tratarse quirúrgicamente realizando una cirugía que puede ser o no acompañada de cirugía local, general o sedación, dependiendo del cirujano.

Esta intervención quirúrgica requiere de un tiempo aproximado de entre una y dos horas, y se puede proceder según el caso del paciente a la hospitalización o ingreso.

El procedimiento de esta intervención se efectúa a través de una incisión interna, que no provoca cicatriz alguna, aunque también se pueden realizar incisiones externas.

Evidentemente como toda operación quirúrgica conlleva unos inconvenientes y riesgos que son totalmente inevitables de contrarrestar al cien por cien en todas y cada una de las operaciones realizadas (por ello es imprescindible elegir n centro médico de confianza que nos garantizará minimizar estos ya de por si mínimos riesgos). Es raro que suceda ningún tipo de problema con este tipo de cirugía, y en el caso de que esto ocurriese suele tratarse de hemorragias e infecciones en su gran mayoría sin gran importancia.

Rinoplastia, una solución a tus complejosSe debe tener en cuenta que una vez realizada esta intervención se requiere de unos días para poder presentar un aspecto adecuado ante las personas que nos rodean, ya que los primeros días el rostro estará completamente hinchado. El post-operatorio es indoloro, pero sentiremos molestias provocadas a causa del hinchazón anteriormente mencionado, por la férula de escayola y la equimosis que aparecerá en nuestro rostro, lo cual podría producirnos dolores de cabeza algo fuertes y obstrucción nasal.

En algunos casos el aspecto que se presenta después de la operación puede provocar un impacto sobre algunos sujetos que no asimilan que su rostro se encuentre con tal apariencia, necesitando en ocasiones ayuda psicológica para la primera impresión.

Los resultados obtenidos serán definitivos, y se podrán apreciar con mayor claridad a partir del tercer mes en adelante, pero el resultado no podrá ser evaluado por completo hasta pasado un año de la cirugía.

Si deseamos terminar la operación en un rotundo éxito deberemos seguir al pie de la letra las recomendaciones de nuestro cirujano durante el post-operatorio, como la toma de los analgésicos o descongestionantes que éste nos indique, evitar el frío y el viento, dormir con la cara hacia arriba, no sonarte o meter el dedo en la nariz, no tomar el sol, lavar la cara con agua fría sin mojar las vendas y apósitos, entre otras recomendaciones que nos proporcionará nuestro cirujano.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.