Diferencias entre un tipo de intervención y otra

Cuando hablamos de la rinoplastia en seguida nos viene a la cabeza el aumento o disminución de la nariz, pero no siempre es así, existen casos en los que se busca remodelar la nariz y darle una forma mucho más estética, bien debido a una desviación del tabique nasal o bien debido a un accidente o trauma sufrido por la persona y que desee recuperar su imagen inicial.

Podemos diferenciar dos tipos distintos de rinoplastia dependiendo de cómo se realiza la intervención.

Rinoplastia cerrada: Este tipo de intervención es la preferida por los cirujanos que realizan la rinoplastia, ya que las cicatrices de la intervención quedan por dentro de la nariz y por tanto son imperceptibles a la vista. Con esta técnica se logra realiza la intervención a través de los agujeros nasales, consiguiendo dar la forma deseada al hueso de la nariz y los cartílagos hasta lograr la forma y estructura nasal deseada por el paciente.

Rinoplastia abierta: En este caso, el cirujano realiza un pequeño corte o incisión justo en la base de la nariz, es decir, en la zona que separa los dos agujeros de ésta. La cicatriz que queda, aunque visible, es casi imperceptible, ya que las técnicas empleadas consiguen darle una apariencia completamente natural y una cicatriz apenas visible. Esta técnica es la empleada en los casos más complejos, pero es una técnica incómoda para los cirujanos.

Rinoplastia abierta o cerrada¿Qué características de la rinoplastia debemos conocer?

  • Generalmente se realiza con anestesia general, ya que se trata de una intervención bastante incómoda y es preferible que el paciente este dormido completamente. Puede darse el caso de que el cirujano emplee anestesia local con una leve sedación.
  • El precio dependerá del centro estético al que acudamos, siempre aconsejando realizarse cualquier tipo de intervención estética en un centro cualificado para ello y con expertos en el ámbito de la cirugía estética, aunque pueda resultar más cara, ya que la seguridad y resultados serán garantizados. 
  • Después de la intervención deben llevarse unos tapones en la nariz para evitar que sangre. También es habitual que la zona este inflamada, y se extienda a otras zonas del rostro como los ojos, algo que suele remitir pocos días después sin ninguna complicación. 
  • Una vez finalizada la rinoplastia, nuestro especialista nos aconsejará no realizar esfuerzos o ejercicio físico y guardar reposo en casa. A la hora de ducharnos se debe evitar mojar a escayola de la nariz.
  • Debemos tener claro que la rinoplastia no se resume a disminuir o aumentar la nariz, ya que si lo que buscamos es modelar nuestra nariz, esta intervención puede ayudarnos a conseguir la forma nasal
Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.