Nuestro cuerpo es la pieza básica sobre la que se sustenta nuestra existencia, es el envoltorio necesario que le da forma a nuestra presencia en el mundo y que mantengamos nuestro cuerpo y nuestra mente en un buen estado nuestra responsabilidad.

Entendiendo nuestro cuerpo como aquel ente que nos da “forma” lo deberemos dividir simbolicamente en tres partes: Nuestra parte corpórea externa, nuestro organismo interior y nuestra mente. Cada una de estas partes requerirá de unos cuidados y un “mantenimiento” individualizado y con unas características propias, si bien es cierto que en lo que se refiere al hacernos sentir bien con nosotros mismos y para mantenernos sanos y activos una parte va íntimamente ligada a la otra, y es indispensable mantener un equilibro entre nuestro cuerpo, nuestro organismo y nuestra mente para que en general todo lo mantengamos estable.

Mucha importancia le damos a veces a todo lo que tiene que ver con “nuestro organismo interior” y sin lugar a dudas debemos de cuidarlo y mucho, pues de estar sanos, con una buena salud dependerá nuestra saluden general y calidad de vida, pero esto no quita que debamos quitarle importancia a nuestra presencia, a nuestra imagen, a nuestra “salud exterior”, pues sin ella, si dejamos deteriorarnos y nos descuidamos, no solo se nos resentirá nuestro cuerpo por medio de varios signos físicos sino que podemos llegar a ver perjudicada nuestra salud física en general y nuestra estabilidad y bienestar emocional.

Proceso integral de cuidado y mantenimiento corporalPara mantener este equilibro corpóreo externo e interno y mental es imprescindible que realicemos un plan activo e integral que deba permitirnos este objetivo: Debemos cuidar nuestra alimentación, debemos realizar ejercicio regularmente y debemos “cuidarnos” en general, pero también nos hemos de plantear muy seriamente el cuidado médico estético como una opción o solución en muchos casos. En muchas ocasiones estas opciones u soluciones serán meramente deseos estéticos, pero en otras muchas vendrán a ser una necesidad que el paso de los años nos sugiere o impone y en otras muchas vendrán a ser correctoras de imperfecciones o simples “tareas de mantenimiento corporal”.

En definitiva, el objetivo final de cualquier persona debe de ser mantener su estado físico y mental al mejor nivel posible el máximo de años posible y para ello se hace indispensable tener un plan trazado de cuidado integral, sin este cuidado integral es probable por no decir seguro que nuestro cuerpo y nuestro bienestar emocional se verán resentidos.

Un último consejo, es importante este plan integral, pero para que surta pleno efecto en muchas de las ocasiones es optimo que sea preventivo, la salud del siglo XXI tiende a la prevención antes que a la curación, es decir siempre será más adecuado aplicarnos y someternos a tratamientos e intervenciones para evitar X problema que el vernos obligados a someternos a un tratamiento o intervención dado que X problema se ha presentado, en ambos casos encontraremos la solución, pero el valor de la prevención y la anticipación es un grado en sí mismo.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.