Intervención fundamental para corregir la forma de las orejas

No cabe duda que tanto la infancia como la adolescencia son etapas fundamentales en la vida de una persona y que pueden marcar ya sea de manera positiva o negativa a un sujeto, ya que se forja el carácter de la persona, los ideales y la autoestima del niño.

Durante la etapa de la niñez y la adolescencia pueden surgir diversos motivos y factores que provoquen complejos al niño y/o adolescente, afectando a su estabilidad emocional, especialmente durante la etapa de la adolescencia.

Orejas de soplillo

Uno de los problemas estéticos más comunes entre los niños y los adolescentes son las orejas despegadas, algo que suele interferir negativamente en las relaciones sociales del menor.

Otoplastia en niños y adolescentesPara conseguir solucionar este problema tan común, siempre podremos acudir a una intervención bautizada otoplastia, la cual consiste en una técnica quirúrgica muy sencilla que logra corregir la forma y posición de las orejas.

Las orejas por norma general no juegan un papel tan importante en la estética facial como lo son la nariz, los ojos o el mentón siempre y cuando se encuentren dentro de una normalidad. Sin embargo cuando existen alteraciones como por ejemplo las orejas de soplillo o pabellones auriculares de gran dimensión suele crear serios problemas emocionales y de autoestima, unos problemas psicológicos que afectan tanto a niños como a adultos.

Intervención para las orejas despegadas

La otoplastia se lleva a cabo con anestesia local. No se requiere el ingreso en la clínica o centro estético. Dependiendo del caso, su duración puede variar entre una hora y media y tres horas aproximadamente.

La otoplastia reconstructiva se aplica principalmente para los casos que son verdaderamente patológicos y que tienen un origen de tipo congénito o que se derivan de traumatismos o quemaduras.

La otoplastia estética se basa en la corrección de defectos que no llegan a ser patológicos pero que resultan verdaderamente antiestéticos tanto para la persona que lo sufre como para los que le rodean.

Las intervenciones de otoplastia más frecuentes y comunes consisten en la corrección de las orejas muy prominentes como por ejemplo las orejas de soplillo, la corrección de los lóbulos rasgados o deformados  o la cirugía de la oreja contraída o en copa. Esta intervención quirúrgica puede realizarse sin inconvenientes tanto en adolescentes como en niños a partir de los 8 años de edad, ya que gracias a esta técnica estético-quirúrgica se logran evitar posibles problemas psicológicos para que su desarrollo no se vea afectado de forma negativa.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.