Bienvenidas sean todas aquellas iniciativas legislativas encaminadas a aportar mayor seguridad para los usuarios de los centros estéticos y para que los mismos operen desde la mayor y escrupulosa profesionalidad, este hecho en lugar de suponer una amenaza es una oportunidad y una petición de los centros reconocidos estéticos que existen en nuestro país y que cumplen y desean cumplir con todas las normas vigentes, pues ello supone una garantía de profesionalidad y de servicio a sus usuarios y usuarias.

Satisfacción para todos

Como decíamos ya no solo la administración y el usuario/a están satisfechos con las normas reguladoras que regulan el marco profesional de los tratamientos y las intervenciones estéticas, bien sean desde el ámbito quirúrgico o no y bien sea por finalidades meramente estéticas o derivadas de tratamientos u otro tipo de trastornos o traumatismos sino que también están muy, pero que muy satisfechas con estas normas y con todas las que se van introduciendo en el sector para mejorar la calidad y la atención a los usuarios los centros profesionales que se dedican a ello, pues ello supone combatir, aislar y expulsar del sistema a aquellos pseudo profesionales que tanto daño hacen al sector, a la vez que consiguen dar y generar en el usuario y en la sociedad en general una sensación de seguridad y tranquilidad cuando desean o deben someterse a este tipo de tratamientos.

Ámbitos de regulación

Normativas reguladoras del sector estéticoEl ámbito de regulación alcanza a todos los procesos del sector, desde la organización, estructura y requerimientos de los mismos centros, pasando por la tipología de tecnologías y profesionales que deben disponer, hasta una regulación exhaustiva de cada tratamiento y de los usuarios y usuarias que van a someterse a ellos, en este último punto por ejemplo nos encontramos en la regulación que se hace de las condiciones que tiene que conocer y saber el usuario antes de someterse a cualquier tipo de intervención, esto ultimo también es muy importante para que la persona que se somete a una intervención disponga y conozca de toda la información referente a la intervención que se va a someter y que lo haga con completa responsabilidad y conocimiento de causa, para ello los mejores centros profesionales cuentan con sistemas de información y asesoramiento a sus usuarios y usuarias para que antes de someterlos a una determinada intervención conozcan de antemano todos los condicionantes de la misma, a la vez que evaluar al propio usuario para determinar si esa intervención o tratamiento es apropiado o no a su caso.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.