Mantener una piel perfecta con ayuda de los tratamientos estéticos

Lucir una piel espléndida es de gran importancia, es una de nuestras cartas de presentación, ya que por muy arreglados/as que vayamos, si nuestra piel no está bien cuidada, la imagen que mostramos no es la adecuada.

Existen cinco factores esenciales que castigan nuestra piel, dándola un aspecto deteriorado y poco cuidado.

Rayos del sol

Es uno de los peores factores, ya que produce grandes daños sobre nuestra piel que comienzan a notarse con la edad. La aparición de arrugas muy marcadas y de antiestéticas manchas son el resultado provocado por la exposición al sol sin protección para nuestra piel.

Gracias a los tratamientos estéticos existentes en la actualidad podemos solucionar y poner remedio a las imperfecciones de nuestra piel ocasionadas por la influencia de rayos solares. Tratamientos como la mesoterapia facial, los rellenos faciales, lifting facial o el botox son ideales para erradicar las arrugas tanto leves como profundas, y los tratamientos de despigmentación para la eliminación de manchas solares que aparezcan en nuestra piel.

Limpieza de la piel

Los peores enemigos de nuestra pielEs importante mantener limpia nuestra piel, especialmente nuestro rostro que se encuentra en contacto directo con la contaminación del ambiente y el polvo.

Aparte de los métodos que usemos diariamente en nuestro hogar para evitar la aparición de puntos negros, será conveniente realizarnos un peeling facial cada cierto tiempo (el tiempo prudencial será indicado por nuestro especialista).Mediante el peeling facial se exfolia la piel y se eliminan las capas superficiales, consiguiendo que se regenere nuestra piel y eliminando suciedad incrustada en nuestro poros.

El tabaco

El tabaco no solo es perjudicial para nuestra salud, también es tremendamente perjudicial para la salud de nuestra piel, ya que la marchita antes de tiempo. Lamentablemente las consecuencias no las sufre solo la persona que fuma, sino que la persona que se encuentra cerca de un fumador también sufrirá las consecuencias del tabaco, y notará que su piel no tiene luminosidad, no se encuentra limpia y le aparecen arrugas antes de lo normal.

Mala alimentación

Lo que comemos se refleja en nuestro cuerpo entero, desde la salud de nuestro pelo hasta las uñas. En la piel también se refleja la mala alimentación. Nuestra piel requiere de la grasa de determinados alimentos para no perder la luminosidad y se torne seca. Es por ello por lo que debemos comer equilibradamente y evitar los alimentos insanos.

Falta de humedad

El tipo de piel que tengamos y el clima influyen en el grado de humedad de nuestra piel. Para mantener nuestra piel hidratada es importante beber mucha agua (no refrescos) y aplicarse una crema hidratante a diario adecuada a nuestro tipo de piel, para evitar que nuestra piel pierda la humedad necesaria.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.