No existe una conformidad o acuerdo generalizado en cuanto a la mejor época para someterse a una intervención de tipo estético, ya que se puede encontrar argumentación favorable tanto hacia unas fechas como hacia otras.

Cirugía estética en verano

Muchas personas opinan que el verano es la mejor época para realizarse una intervención de tipo estético ya que se puede disponer de mucho más tiempo para someterse a la cirugía y especialmente para el proceso de recuperación.

Se debe tener en cuenta que las personas que opten por una intervención estética en periodo estival deberán evitar exponerse al sol durante algún tiempo, ya que es perjudicial para una buena cicatrización. Las radiaciones solares y el calor dificultan la recuperación del postoperatorio en cuanto a inflamación y cicatrización se refiere.

Existen determinadas intervenciones quirúrgicas que requieren del uso de fajas o vendas posteriores a la intervención, por lo que en verano se hace difícil de ocultar según la cirugía realizada.

Evidentemente las técnicas avanzan a un paso acelerado, y las técnicas quirúrgicas no invasivas se ponen a la cabeza aumentando así el número de intervenciones realizadas en periodo veraniego.

La demanda de intervenciones estéticas ha llegado incluso a cuadriplicarse ante la llegada del verano, especialmente en los meses de abril, mayo y junio. Las mujeres jóvenes son las que requieren con mayor frecuencia este tipo de cirugía. Las intervenciones más solicitadas por las usuarias son el aumento de senos y la liposucción para poder lucir el bikini de forma espectacular.

Con la llegada del verano aumentan las personas que deciden deshacerse de los defectos que los atormentan y que se pueden ver en la piscina o la playa.

Cirugía estética en invierno

Cirugía EstéticaOtro tipo de personas optan por realizarse las intervenciones de cirugía estética en los meses de invierno, ya que es mucho más fácil poder disimular las secuelas de las intervenciones estéticas como por ejemplo los vendajes, que pueden ocultarse gracias a la mayor cantidad de ropa que se lleva en estos meses, de este modo no es necesario dar explicaciones a nadie sobre la operación.

En los meses de invierno, al no acudir a la playa a tomar el sol, nos podemos asegurar una completa recuperación de las cicatrices y de los efectos del tratamiento estético como hematomas e inflamación.

Los cuidados postoperatorios son más fáciles de llevar a cabo en invierno ya que por norma general las personas permanecen más tiempo en su hogar.

Los meses de invierno, otoño e incluso primavera son los ideales para realizarse tratamientos faciales o tratamientos rejuvenecedores de piel, ya que no estamos expuestos al sol con la misma intensidad que en los meses de verano, y se evita la deshidratación de los tejidos y la aparición de las manchas en la piel.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.