Muchas personas son capaces de gastarse importantes cantidades de dinero en muchas situaciones pero cuando se trata de su cuerpo, imagen y salud son muy reacias y reticentes a hacerlo, consideran que es un gasto excesivo para unos fines superfluos, sin darse cuenta que no hay nada más importante que cuidar de su propio cuerpo, imagen y salud.

¿Porque, como y cuando invertir en nosotros?

Nuestro cuerpo siempre será un buen candidato a someterse a cualquier tipo de tratamiento o intervención estética destinada a mejorarlo, resaltarlo o remodelarlo, nunca será un gasto inútil o superfluo si ese tratamiento o intervención significa mejorar nuestro bienestar, calidad de vida y satisfacción con nosotros mismos y por extensión con la vida en general. Nunca deberemos considerar el dinero que gastemos en este tipo de cuidados, tratamientos o intervenciones como un gasto, sino que deberemos considerarlo como inversiones, inversiones en lo más importante que poseemos y que apreciamos, inversiones en nosotros mismos, en nuestra salud y en nuestro cuerpo.

Inversión en los tratamientos estéticosEvidentemente como toda inversión su objetivo será el de obtener la máxima rentabilidad posible, en este caso la rentabilidad no se medirá en unidades monetarias, en este caso la rentabilidad obtenida de una inversión en tratamientos o cuidados estéticos vendrá dada por el resultado de dos factores, la calidad y resultados obtenidos mediante el tratamiento o intervención aplicada y la satisfacción y beneficios en nosotros mismos que no ha dejado ese tratamiento o intervención.

Lógicamente no solo será importante la rentabilidad obtenida pues para obtener esta rentabilidad deberemos asegurarnos de invertir ya no solo en los tratamientos o intervenciones adecuadas sino que realicemos estas intervenciones o tratamientos en centros y clínicas de garantía, así igual que cuando decidimos invertir en productos financieros vigilamos mucho en la entidad que escogemos para invertir nuestros ahorros en el caso que nos atañe también deberemos ser cautelosos y responsables a la hora de ver donde gastamos, donde invertimos nuestro dinero.

Nuestra mejor inversión

En definitiva diremos que no existe ni debe existir una mejor inversión que la inversión en nosotros/as mismos/as, ni tampoco debe de existir una mejor elección que la que nosotros elijamos para tratarnos o intervenirnos, pues de la combinación de invertir sin reparos (aunque evidentemente adaptándolo a nuestras necesidades y también teniendo presente que no se trata solo de buscar “lo más caro” sino de buscar la mejor relación calidad-precio, valorando el precio pero también otros muchos factores) en nosotros mismos y de que esa inversión sea la adecuada dependerá mayoritariamente el resultado final de nuestros objetivos perseguidos, de lograr vernos bien, atractivos y deseados nosotros mismos y con el conjunto de la sociedad.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.