La televisión, radio, prensa, revistas, internet y demás medios de comunicación nos muestran a través de la publicidad de las grandes empresas de cuidado cosmético facial del mundo los supuestos avances en los productos de cuidado facial y especialmente de aquellos destinados a mitigar el paso de los años, borrando o eliminando sus huellas, muchas veces nos encontramos que todo lo maravilloso que se nos ha ofrecido no es realmente así, ¿a que es debido eso?

Diferencias de concepto

Muchas personas pensaran que la respuesta a la anterior pregunta es bien obvia y fácil, muchos y muchas cuando lo lean dirán que es una pregunta absurda pues la respuesta a primera vista parece bien simple, la respuesta a priori es la de decir que si muchas veces la realidad no cumplido lo prometido por la publicidad es debido a que la publicidad siempre y en todos los sectores y ámbitos magnifica los atributos para dar la imagen o perspectiva de unos resultados superiores de los que realmente puede ofrecer el producto o servicio en cuestión.

Esta afirmación anterior no es nada falsa al contrario, en muchas ocasiones es bien cierto que cualquier producto o servicio es vestido, decorado y presentado de tal forma que da una imagen infinitamente superior a sus atributos y bondades reales, pero en lo que se refiere a cuidado facial hay otro factor muy, muy importante a tener en cuenta y este no es otro que la confusión que muchas veces hacemos de soluciones que nos venden en perfumerías o incluso farmacias en relación a las soluciones estéticas practicadas en centros profesionales destinados y preparados a  tal efecto, esta confusión muchas veces es cierto que viene dada e influida por la maliciosa intención publicitaria de mezclar y confundir conceptos, otras viene dada por la creencia de que cuidado facial de componente cosmético o estético es lo mismo pero en todos los casos entre gran parte de la población existe una percepción de los conceptos “cuidado facial” y “estético” que casi se confunden entre ellos, una concepción por parte de la población que viene a equiparar los resultados de unos y otros tratamientos, en  definitiva una diferenciación entre ambos conceptos que a veces es una línea tan fina, tan fina que se confunde en un mismo espacio o bien un concepto invade al otro.

Grandes similitudes, inmensas diferencias

Grandes diferencias en rejuvenecimiento facialEvidentemente sería injusto decir y se faltaría la verdad si dijésemos que no existe relación alguna entre la estética y la cuidado facial, mentiríamos si dijésemos que los cuidados faciales que nos podemos aplicar “en casa” van por un lado y la estética por otro, pero también mentiríamos si dijésemos que cualquier tratamiento cosmético facial es sinónimo de tratamiento estético o viceversa. Lógicamente que existe una similitud, una gran similitud entre ambos conceptos y que a veces incluso se conjuntan y van de la mano, pero eso no siempre es así y precisamente de esa confusión de conceptos es desde donde se han aprovechado algunos para anunciar algunos atributos que no poseen o que poseen en parte, nos explicamos.

Es decir, claro que cualquier tratamiento de cuidado facial sea del tipo que sea se hace con finalidades estéticas, faltaría más, pero que se realice con finalidades estéticas no significa automáticamente que ese tratamiento tenga unos resultados equiparables a los tratamientos estéticos. No cabe ninguna duda que cualquier artefacto diseñado al efecto que nos apliquemos a nivel facial tendrá algunos resultados cosméticos pero ya es más dudoso o falso (a no ser que sean soluciones con componentes estéticos que solo los centros de estética facial nos pueden ofrecer) que pueda ofrecernos soluciones equiparables o simplemente similares a tratamientos estéticos. Solo hace falta ver la estantería de cualquier parafarmacia, supermercado o perfumería para comprobar que los tratamientos faciales anti arrugas, los tratamientos para mitigar las bolsas, recuperar luminosidad en la piel o cualquier otra función están al orden del día pero decir que esos productos tienen una similitud con por ejemplo los tratamientos de aplicación de Botox, realización de un peeling químico, mesoterapia corporal, venus freeze, aumentarnos los labios o realizarnos rellenos faciales simplemente es faltar pura y llanamente a la verdad.

Solo estos últimos tratamientos que hemos mencionado conjuntamente con los demás que se nos ofrezcan de las mismas características  serán los únicos auténticos y capaces de darnos soluciones reales a nuestras necesidades de cuidado facial, en este caso concreto hemos mencionado un tipo de tratamientos pensados para realizar un tratamiento integral de rejuvenecimiento facial, pero evidentemente este plan esta y será personalizado para cado usuario y usuaria según sus características particulares y todo esto se aleja muy mucho de las soluciones “a granel”, pseudo profesionales o de tecnicismos dudosos o redundantes que nos invitan a pensar que una y otra cosa son lo mismo.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.