Cuando estamos decidimos a pasar por el quirófano para realizarnos un tratamiento o intervención quirúrgica de tipo estético o de medicina plástica deberemos asegurarnos e informarnos correctamente del centro al que hemos decidido acudir y escoger a un cirujano con un currículum impecable y gran experiencia en el ámbito de la cirugía estética.

Antes de nada es conveniente informarse sobre el tipo de tratamiento que hayamos decido realizarnos, sus ventajas e inconvenientes, beneficios y riesgos  (si los tuviese), su índice de satisfacción en los pacientes, e imágenes fiables y sin retoques con los resultados que se logran. De este modo también conoceremos las distintas alternativas que se te pueden ofrecer para poder tomar con mayor acierto una decisión.

Cuando llegue el momento de la consulta se aconseja realizar todas las preguntas y comentar todas nuestras dudas a nuestro cirujano sin ningún reparo y vergüenza. Sería ideal la preparación de una lista con todas las preguntas que hayan surgido antes de la primera visita. El cirujano debe informar de las ventajas e inconvenientes y  los posibles efectos secundarios que podrían producirse. Interésate por los pasos que seguirán en la intervención, y pregunta cuales serán los resultados obtenidos para contrastarlos con los que tienes en mente. No debemos tener vergüenza a preguntar ya que el cirujano va a realizar cambios en nuestro cuerpo y es completamente lógico que se desee saber y conocer todo tipo de detalles  relacionados con la intervención. Haz todas las preguntas necesarias que te hagan decidir si la intervención o tratamiento es el más acorde y adecuado a lo que estas buscando.

buena clínica y cirujanoPodemos pedir al cirujano que nos enseñe la sala de operaciones para poder comprobar que consta de todo el instrumental y características adecuadas, aunque no estén obligados a enseñar ninguna de las salas de intervenciones de su centro.

No te sientas presionada en ningún momento. Si una vez termina la consulta no estás segura y decidida, y el cirujano saca su agenda para anotar la fecha de la operación, dile sin remordimientos que no estás segura y debes pensarlo, o simplemente que has cambiado de opinión y no deseas realizarte la intervención por el momento. No sigas adelante si no estás completamente segura.

No se debe evaluar solo en función del precio. Muchos cirujanos te ofrecerán diversos tipos de financiación y alternativas diferentes. En ningún momento debemos basar nuestra decisión final en el precio. En muchos casos, un pago algo mayor puede proporcionarnos una garantía y tranquilidad al operarnos con un cirujano de calidad y con experiencia, y en un buen centro estético con una buena reputación. Cuando hablamos de salud, no se recomienda ahorrar. Si tu presupuesto no te lo permite, es preferible esperar y ahorrar hasta el momento en el que puedas pagarlo que arriesgarte a realizar una intervención estética en un centro del que no tengas referencias o de dudosa calidad.

El cirujano deberá realizar la operación en un centro o clínica que te de las máximas garantías, y en el que se disponga de todo el material o instrumentos necesarios para la intervención y para cualquier emergencia o eventualidad.

El lugar debe ser el adecuado para realizar una intervención quirúrgica o estética y aprobado por la legislación vigente del país en el que te vayas a realizar la operación o tratamiento, y acondicionado con los elementos necesarios. Siempre podemos pedir que nos enseñen las certificaciones administrativas que demuestren la perfecta regulación y legalidad del centro.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.