En los últimos años todos los servicios que tienen que ver con la estética y con los servicios de belleza en general han vivido grandes avances y grandes cambios, han  visto como sus técnicas eran cada vez mas admitidas, respetadas y admiras por todos hasta llegar a la consolidación actual y como su función es vista como un servicio médico que tiene como objetivo un bien social, el conseguir que cada una de nosotros y nosotros se sienta bien y a gusto consigo mismo y misma con todas las consecuencias positivas que ello conlleva. El sector también ha visto como calaba un mensaje de calidad entre la población, se han conseguido grandes avances en regulación y vemos como personas de toda edad y condición accedían y acceden cotidianamente a sus servicios pero el sector aun se tiene que enfrentar a una lacra, la del pseudo profesionalismo y la del intrusismo en general.

Por el bien de todos

Por el bien de todos es que todos debemos desterrar a los pseudo profesionales y a los intrusos que tanto daño hacen al sector, por el bien de todos es responsabilidad de todos acabar con esas prácticas que desprestigian y manchan injustamente el nombre de todos, por el bien de todos tanto las administraciones y los organismos competentes, como los profesionales del sector, así como los clientes es que hemos de aislar y combatir estas prácticas, por el bien de todos está en mano de todos conseguirlo o permitir que cuatro desalmados sigan campando impunemente a sus anchas.

El intrusismo en la medicina estéticaEs responsabilidad de la administración velar porque se aplique con todo el rigor la legislación vigente y por detectar aquellos fraudes que se cometen para poder combatirlos con todo el peso de la ley, es responsabilidad del profesional del sector estético denunciar la mala praxis y los malos modos de supuestos compañeros que incumplan las buenas conductas y también es responsabilidad del profesional estético informar y asesorar adecuadamente al usuario de sus servicios así como prestarlos dentro del escrupuloso cumplimiento de la legislación y la buena práctica profesional. Pero  no olvidemos que el usuario también es responsable de que el sistema funcione adecuadamente, es responsabilidad del usuario y usuaria, es responsabilidad del paciente, es responsabilidad de la sociedad aislar y denunciar a los falsos profesionales, a los intrusos, es responsabilidad del ciudadano:

  • No dejarse engañar por ofertas “irresistibles”.
  • Saber pagar un poco más para obtener calidad.
  • No dejar de ejercer su respdonsabilidad, e otro modo una dejación de la responsabilidad conduce inexorablemente al auge de las malas prácticas y si eso no lo paramos entre todos ¿Quién lo parara?, ¿tendremos derecho a quejarnos si no hemos hecho uso de nuestra responsabilidad?
Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.