Que la mujer y el hombre deseen tener el mejor rostro y cuerpo posible y darse los máximos cuidados en pos de ese objetivo se aleja y mucho de un uso irresponsable y despiadado de los recursos médicos y cosméticos que en la actualidad están a nuestro alcance.

Sin distinción de géneros ni clases, cuidado estético facial y corporal

La mujer a lo largo de la historia siempre ha sido la “reina”  de los cuidados y tratamientos estéticos, el hombre si bien su aproximación a este tipo de tratamientos ha sido públicamente mas tardío y reciente, en la actualidad los ha abrazado con absoluta normalidad y sin atisbo del menor complejo respecto a los usos que estos tratamientos podían tener para él, tanto es así que hoy en la actualidad podemos afirmar que ya no existe diferenciación entre géneros (aunque si evidentemente en los objetivos y logros a conseguir) y cada vez mas tendemos a que además de no existir diferencias de género tampoco existan barreras o diferencias sociales pues el uso de este tipo de tratamientos en sus distintas modalidades se ha extendido y son reclamados y usados por todas las capas de la sociedad.

La extensión y fuerte arraigo de este tipo de tratamientos ha producido un doble efecto, primero poner al alcance de la sociedad cada vez mejores y más asequibles tratamientos y segundo también ha conseguido desmitificar el miedo y rechazo que podía existir a este tipo de tratamientos.

De la cosmética a la estética

Cuidado estético facial y corporalY si bien los usos cosmético estéticos están entre nosotros desde hace ya muchos años, diríamos que durante toda la historia de la humanidad en sus diversas etapas y productos disponibles en cada momento, los tratamientos medico estéticos y especialmente los quirúrgico estético son una relativa novedad de estas últimas décadas y el avance que se ha producido en los mismos también. Por ello la aparición y amplio alcance de este tipo de tratamientos pudo despertar en algún momento reticencias en algunas personas, especialmente estas reticencias venían dadas muchas veces por el uso desproporcionado de estas técnicas por algunas pocas personas y también influyo la falta de profesionalidad y las promesas irreales y casi o plenamente peligrosas de algunos suplantadores de la buena praxis médica y quirúrgica estética. Hoy afortunadamente estos dos factores han perdido toda su fuerza y nos encontramos en la era de mas avance tecnológico, profesional y penetración social de los mismos.

Saber escoger

A modo de resumen diremos que la  sociedad actual sabe y debe escoger responsable y adecuadamente todos los tratamientos a su alcance, ello sin duda hace que tanto para la sociedad como para el profesional el sector estético sea un marco ideal para dar solución a muchos problemas irresolubles por otros medios.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.