Un porcentaje muy elevado de mujeres no está contenta y conforme con su rostro facial, siendo su mayor anhelo poder cambiar la apariencia de su rostro desde la primera sesión.

Cutis más joven con la mesoterapia facial. Esto es posible gracias a la mesoterapia facial.
La mesoterapia facial es un tratamiento destinado a rejuvenecer el cutis o rostro facial de los  pacientes que deciden realizarse esta intervención.

Suele ser bastante habitual combinar la mesoterapia con otro tratamiento que también este destinado al rejuvenecimiento facial, como por ejemplo el botox, peelings, tratamientos con láser, radiofrecuencia, etc.

Esta técnica consiste en la inyección de productos o sustancias medicamentosas o vitamínicas (combinando ácido hialurónico con vitaminas b, b12…) logrando un rejuvenecimiento de la piel bastante considerable, ya que se mejora el brillo y luminosidad, la textura y el grosor de la piel de la cara, proporcionando un rostro hidratado y aumento del tono muscular retrasando la aparición de las indeseables arrugas.

El número de sesiones depende de cada paciente, pero se suelen aconsejar unas tres sesiones, dejando un espacio en el tiempo de unos quince días entre sesión y sesión.

mesoterapia facialEsta técnica es prácticamente indolora y no ocasiona la aparición de hematomas o similares en la gran mayoría de los pacientes. Sus efectos son tan rápidos e inmediatos que es el procedimiento más utilizado cuando se aproxima alguna fecha o evento especial en el que debamos tener una apariencia perfecta delante de los demás.
Aunque no suele existir límite de edad, es recomendable que se realice a partir de los treinta años de edad en pacientes que presenten ojeras, envejecimiento facial, cicatrices, flacidez o pérdida de la grasa facial, que requieran aportar hidratación cutánea y regenerar la piel.
La duración de los resultados suele estar en gran medida influenciado por los hábitos que posea el paciente, especialmente el consumo de tabaco y alcohol que favorecen la pérdida del producto en un menor tiempo a lo que duraría habitualmente en un paciente que no fume y beba. El efecto de la mesoterapia facial no es permanente y se recomienda que el tratamiento se repita con una frecuencia anual de tres sesiones al año que se realicen cada quince días.

Una vez se termina de realizar la mesoterapia se coloca una mascarilla calmante y refrescante dejándola actuar alrededor de unos veinte minutos.

La mesoterapia también puede ser utilizada, no solo en el rejuvenecimiento facial, sino que también tiene gran uso en el tratamiento de la celulitis, en la eliminación de grasa de lugares específicos y para promover la pérdida de peso.
La mesoterapia es un tratamiento con unos resultados estupendos y que se pueden observar casi al momento. Recomendado para conseguir el rejuvenecimiento que desea.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.