Después de realizarse una intervención de cirugía estética, y por tanto producirse una transformación corporal, es habitual sufrir un bajón emocional. Si conseguimos prepararnos psicológicamente antes de la intervención, es posible minimizar el bajón o desanimo.

Generalmente en todas las clínicas estéticas y a todos los pacientes se les realiza una preparación psicológica adecuada a cada persona para poder afrontar de una forma apropiada los cambios producidos en su cuerpo.

Adaptarse a la nueva imagen corporal

Es indiferente que se desee enormemente el tratamiento estético, o encontrarse en un estado ansioso a causa de la transformación que se va a producir, el golpe emocional ocurrirá de todas las maneras, y dependiendo de cada caso concreto se deberá atender y tratar adecuadamente.

Cirugía estética y preparación psicológicaCuando nos realizamos una intervención o tratamiento estético, nuestros tejidos deben cicatrizar, amoldarse a su nueva forma y adaptarse, y es precisamente lo mismo que debe ocurrir con la imagen corporal que tenemos de nosotros mismos en nuestra mente, la concepción que poseemos de nosotros mismos debe adaptarse adecuadamente y habituarse a su nueva forma…es decir, cicatrizar.

Es totalmente normal que ante un cambio tan importante en tu cuerpo e imagen corporal, una vez se finalice el tratamiento estemos deseosos de disfrutar al máximo de nuestra nueva apariencia, un aspecto tan deseado y esperado, pero por lo general los pacientes se desilusionan porque solamente ven las secuelas de la operación, su cuerpo inflamado y con hematomas, aunque sean unas secuelas temporales y lógicas que ya se esperaban.

Las clínicas y su ayuda psicológica a los pacientes

En esta etapa de bajón emocional es muy probable que por mucho que nuestro médico no informe sobre la situación transitoria por la que estamos pasando, no quedemos conformes totalmente.

Esta situación sucede ya que nuestro cerebro tiene que asimilar la nueva imagen corporal que presentamos, por lo que hay que ser paciente y dejar pasar el tiempo.
Más de un 90% de las intervenciones de cirugía estética son exitosas, consiguiendo una transformación al gusto del paciente, pero debemos dejar a nuestro cerebro habituarse a tal cambio.
No hay que agobiarse ante la situación, y mucho menos desilusionarse con la intervención y sus resultados, ya que el nuevo aspecto será reconocido por nuestro cerebro plenamente poco a poco, instalándose de forma permanente.
Los profesionales de tu clínica te apoyarán y comprenderán perfectamente el caso específico de cada paciente. Date tiempo para realizar la transformación interna.

Transformación interna

Es importante que el postoperatorio puede ser llevado con la mayor calma posible, y elegir realizarse la intervención en vacaciones o en un momento en el que se disponga del mayor tiempo posible con la mayor tranquilidad.

Una vez superada esta transformación interna y superada con éxito esta etapa de bajón emocional se pasara a una etapa de bienestar emocional, algo primordial para una completa transformación interna.

La autoestima y felicidad, una vez pasada esta etapa de transformación interna, florecerán gracias a los esfuerzos realizados por parte de los psicólogos y médicos de la clínica estética, y por los esfuerzos que tú mismo has realizado para llegar a ese punto de bienestar.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.