Muchas veces la información distorsionada, manipulada cuando no falsa o tendenciosa directamente hace tanto daño como la desinformación en sí misma y esto es precisamente lo que ha ocurrido muchas veces con los tratamientos de cirugía estética a los que nos podemos someter.

Múltiples personas sin los conocimientos necesarios para hablar con una opinión formada y muchos debates mediáticos con un simple interés de entretenimiento han tendido muchas a veces a cuestionar cuando no a demonizar los tratamientos quirúrgicos estéticos, banalizando la cuestión hasta límites que son inaceptables.

También es bien cierto que desde el propio sector médico quirúrgico – estético hemos de hacer autocrítica y decir que determinadas prácticas publicitarias de algunos “compañeros” o lo que es peor que determinadas prácticas profesionales de pseudoprofesionales  han ocasionado a veces un gran daño al sector en general y es por eso que los centros serios, seguros y con una fiabilidad y reputación contrastada somos los primeros interesados en acabar con esas prácticas cuando mínimo dudosas o fraudulentas directamente.

Cirugía estética, ni demonización ni banalizaciónY es por todo lo anteriormente mencionado que desde esta tribuna primero proponemos, queremos y reclamamos una regulación y control exhaustivo del sector y segundo recomendamos encarecidamente a los posibles usuarios de estos centros que se sometan solo a tratamientos de centros y profesionales reconocidos de la materia.

Si hablamos de las soluciones quirúrgicas estéticas en sí mismas como si son una buena forma de solucionar o no posibles defectos, imperfecciones o simplemente cosas que no nos gustan de nuestro cuerpo no hemos de entrar en un falso debate moral, ni entrar en la retórica simplista de que “hemos de aceptarnos tal y como somos”, es evidente que los tratamientos quirúrgicos estéticos no son la solución a todos nuestros problemas, ni deben de ser utilizados indiscriminadamente, ni deben enmascarar problemas de autoestima o de otro calibre más profundos, pero dicho esto también hemos de decir que muchas veces el tratamiento quirúrgico estético no solo es una buena opción si no la mejor opción para resolver aquellas cuestiones que nos preocupan, no nos gustan o que nos afectan a lo que nuestro cuerpo se refiere. De la conveniencia o no de someterse a tratamientos de este tipo dependerá una multitud de factores y por ello los profesionales serios del sector realizaran conjuntamente con el paciente una evaluación previa basándose en una serie de parámetros físicos y psicológicos que determinaran cual será la mejor opción a tomar en cada caso en particular.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.