La toxina botulínica de tipo A, también conocida por su nombre comercial Botox, se considera a día de hoy uno de los más eficaces tratamientos para la eliminación de las arrugas.

El procedimiento para su uso consiste en la infiltración mediante una fina aguja en el músculo situado bajo la piel de la zona que se quiere tratar. El efecto que consigue es la desaparición de las arrugas y una apariencia más joven en la piel.

Un poco de historia

Fue en los años 20 cuando se aisló, en forma purificada, la toxina botulínica de tipo A y no fue hasta unos 50 años después cuando se empezaron a obtener beneficios médicos basados en esta toxina.

En esta época, se considera probada su eficacia para tratar el estrabismo. Poco a poco, los médicos fueron dándose cuenta de que al realizar estos tratamientos, las arrugas situadas alrededor de los ojos disminuían.

No perdiendo la oportunidad, la empresa Allergan, que fabricaba el Botox, realizó las pruebas pertinentes, consiguiendo demostrar a la FDA (Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos) que su producto conseguía ser eficaz para tratar las arrugas al tiempo que carecía de riesgos para el paciente.

La toxina botulínica¿Cómo se usa?

Cuando un músculo se tensa aparecen las arrugas en torno a él. Al inyectar el Botox en dicho músculo se evita que éste se tense y, como consecuencia, las arrugas dejan de ser visibles.

El proceso de trabajo sería el siguiente: Se utiliza previamente una crema anestésica sobre la zona a tratar. Una vez haya hecho efecto se marca la zona según la musculatura (depende de si estamos corrigiendo la zona de la frente, las “patas de gallo”, el área en torno a los labios, etc.) El profesional calcula la dosis de Botox necesaria para que se consiga la relajación muscular. Las filtraciones se hacen a través de una aguja muy fina, con un pequeño pinchazo apenas perceptible.

Tras el tratamiento, hay que esperar al menos seis horas antes de realizarse masajes en la zona, ya que el producto podría distribuirse y paralizar algún músculo cercano.

¿Cuánto tiempo dura?

Los efectos del Botox se aprecian con su máximo resultado a partir de los 15 días y suelen durar de unos 4 a 6 meses, el tiempo que tarde el músculo en volver a la normalidad. Puede volver a realizarse una nueva filtración, aunque se recomienda un periodo de descanso entre una y otra.

Ventajas del Botox

  • No precisa anestesia.
  • No deja cicatrices.
  • Es aplicable durante todo el año.
  • Los resultados se aprecian inmediatamente.
  • No necesita un periodo de rehabilitación ni postoperatorio.
  • Es reversible.

Consejos para el uso de Botox.

  • Consulte siempre con médicos expertos.
  • Realice el tratamiento en clínicas especializadas.
  • El Botox no está recomendado para personas con enfermedades nerviosas, embarazadas o en periodo de lactancia y personas con problemas cardíacos.
  • Informe a su médico de cualquier medicamento que use o cualquier problema de salud.
Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el Dr. Xavier Busquier Marco, diplomado en Medicina de Envejecimiento y en Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.